1 de octubre de 2016

BYE BYE, PEDRO SÁNCHEZ

Hoy, uno de octubre del 2016 es un día que quedará marcado para siempre en la historia del Partido Socialista Obrero Español. Pedro Sánchez, Secretario General –o mejor dicho, ex Secretario General del PSOE- ha puesto punto y final a su carrera política después de mantenerse en la secretaría general de su partido durante tan solo dos escasos años. Cuestionado su liderazgo desde que fue elegido como Secretario General en primarias en 2014, Pedro Sánchez lo ha tenido muy difícil para ganarse el apoyo y la confianza en bloque de todo el partido. Sus políticas e ideales quizás, han sido de desagrado para muchos militantes de su propio entorno.

Hoy Pedro Sánchez se ha visto obligado a dejar su cargo definitivamente después de sufrir una derrota histórica en el Comité Federal celebrado con ni más ni menos que con cuatro horas de retraso. Pero, ¿cuál o cuáles han sido las causas de esta dimisión histórica del que fue candidato a la Presidencia del Gobierno durante las dos anteriores elecciones generales?

Desde la noche del 20 de diciembre, las relaciones entre los militantes socialistas han ido enfriándose después de cosechar el peor resultado electoral con 90 escaños. Fue entonces cuando el liderazgo de Pedro Sánchez empezó a cuestionarse públicamente entre los llamados críticos. Este malestar en el seno del partido ocasionó la creación de dos bandos: los defensores de las políticas del Secretario General, o Pedristas (bando liderado por Pedro Sánchez) y los llamados críticos (bando liderado por Susana Díaz, presidenta de la junta de Andalucía).

Pero esta división interna se potenció después de lo pésimos resultados obtenidos en la repetición de las elecciones generales del 26 de junio, dejándose cinco escaños por el camino. La gota que colmó el vaso y terminó con la paciencia de los críticos socialistas fue el resultado electoral obtenido en las pasadas elecciones de Euskadi y Galicia el 25 de septiembre.

Fue entonces cuando los críticos se prepararon para la guerra civil en el PSOE y pusieron en marcha todos los mecanismos necesarios para deshacerse de su Secretario General legítimamente. Esto provocó la dimisión de 17 de los 35 militantes presentes en el Comité Federal. Con esta dimisión, y acorde a los estatutos del propio partido, el Secretario General ya no puede ejercer sus funciones y debe ser sustituido automáticamente por una gestora que se encargue de pagar los recibos de la luz, agua, salarios de los trabajadores…

Pero estas dimisiones no afectaron en absoluto al señor Sánchez y este continuó aferrado en su cargo pero pronto se le terminó el chollo. Hoy a las nueve de la mañana todos los militantes del Comité Federal habían sido llamados para votar entre realizar primarias en noviembre (propuesta apoyada por los Pedristas) o poner a una gestora para poder garantizar la estabilidad en el partido (apoyada por los críticos). Después de cuatro horas de retraso y otras muchas horas de discusiones y negociaciones, han salido victoriosos los críticos del PSOE con lo que Pedro Sánchez se ha visto obligado a abandonar su cargo definitivamente ya que según ha dicho en las declaraciones de las nueve de la noche para comunicar su dimisión, “el resultado de la votación ha sido adverso y como mis convicciones no han salido a la luz y no han prosperado, me he visto obligado a dimitir''

Todo esto ha ocurrido dentro de la sede nacional del PSOE situada en la calle Ferraz, pero ¿y fuera? La situación fuera de las paredes de la sede han sido penosas y bochornosas al igual que en el interior. Durante todo el día se han manifestado centenares de personas en las puertas de la sede mostrando su apoyo a Pedro Sánchez. Pero las manifestaciones no han sido pacíficas ya que ha habido mucha tensión en la calle y un grupo de militantes Pedristas han agredido a un crítico y este se ha visto obligado a refugiarse en un bar.


Personalmente, esta situación me da mucha pena, ya que el PSOE es un partido serio que ha resultado crucial para la transición política en la democracia de nuestro país, con lo cual es un partido político que debe mantenerse fuerte y unido para seguir representando a los millones de españoles que lo han votado. Actualmente, el PSOE está dando una imagen muy negativa a España y al resto de Europa y esto le va a afectar muy negativamente en el caso de la celebración de las terceras elecciones. Lo mejor que podría hacer es quedarse en la oposición, regenerarse y volver a ser un partido fuerte y unido como lo ha sido durante todos estos años de democracia.

Sin lugar a dudas, Pedro Sánchez pasará a la historia de la democracia, pero sobre todo, a la historia del PSOE por ser un Secretario General cuestionado desde el minuto uno a su elección, por su mítica frase ''no es no'', por hacer lo posible y lo imposible por llegar a la Moncloa, por ser el responsable de que el PSOE fuera de derrota en derrota en todas las citas con las urnas y por haberse visto obligado a dimitir a causa de ser derrotado por su propio partido.

Y de nuevo agradecerte por ayudarme a hacer crecer este blog y pedirte una vez más que me eches un cable compartiendo el artículo en Twitter, Facebook o Google +1 si te ha gustado. Por mi parte, seguiré tratando de aportar lo máximo para mejorar este pequeño rincón de internet. Gracias de veras por tu apoyo incondicional.

Jaime Vendrell

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta página.